Saltar al contenido
Portada » ¿De qué están hechas las Fallas?

¿De qué están hechas las Fallas?

    Las Fallas son una celebración popular que tiene lugar en la ciudad de València y algunas localidades de la Comunidad Valenciana durante el mes de marzo. Esta festividad se caracteriza por la construcción de grandes monumentos que son quemados en la noche del 19 de este mes, el Día de San José. Pero, ¿de qué están hechas las Fallas?

    Los monumentos falleros han estado hechos principalmente de madera, cartón y papel maché. Estos materiales eran utilizados por los artistas falleros para dar forma a sus creaciones, que podían tener hasta 30 metros de altura. La estructura del monumento se construía con madera, cubriéndola con capas de papel maché y cartón para dar forma y textura a la figura.

    Las Fallas están hechas para quemarlas

    Una vez que la estructura estaba cubierta, los artistas la decoraban con pintura, telas, flores y otros materiales que les permiten crear una obra de arte única. Los monumentos falleros suelen representar temas actuales y de actualidad, y pueden ser una crítica social, política o cultural. Además, se suelen incluir elementos humorísticos y satíricos que hacen referencia a personajes conocidos o situaciones cotidianas.

    Aunque se siguen utilizando materiales tradicionales en la construcción de las Fallas, también ha habido una evolución en las técnicas y procesos de construcción. Por ejemplo, se han introducido materiales como el poliestireno expandido, resinas y otros sintéticos más avanzados que permiten agilizar el proceso de construcción y hacer las estructuras más resistentes y duraderas.

    ¿De qué están hechas las fallas actualmente?

    En la actualidad, muchas de las Fallas están hechas con poliestireno expandido (EPS). El EPS es un material sintético muy ligero, resistente y fácil de trabajar, que permite a los artistas falleros crear estructuras más complejas y detalladas.

    El uso del EPS en la construcción de las Fallas se ha ido extendiendo en las últimas décadas, ya que permite crear piezas más grandes y con una mayor resistencia a los agentes atmosféricos. El precio del petróleo, origen de este material, y su nivel contaminante al producirse o al quemarse cuándo se utiliza en las Fallas le convierten en un material no bien visto entre ciertas personas.

    Taller fallero

    Sin embargo, aunque el uso del EPS está cada vez más extendido, sigue utilizando en algunos casos papel maché y madera. La elección de los materiales a utilizar en cada monumento depende del tema elegido por la comisión fallera, del presupuesto disponible y de las preferencias y técnicas de los artistas falleros.

    El corcho verde, una alternativa sostenible para las Fallas

    El corcho verde es un tipo de corcho natural que se obtiene de la corteza del alcornoque, árbol que crece principalmente en la región del Mediterráneo. Este material se utiliza principalmente para la fabricación de tapones de vino, pero también tiene otros usos, como en la construcción, la decoración y la industria aeroespacial. En la construcción, el corcho verde se utiliza como aislante térmico y acústico, ya que tiene una capacidad muy alta de retener el calor y el sonido. También se utiliza como material decorativo, en forma de paneles y revestimientos, gracias a su textura y su aspecto natural y cálido.

    Es importante destacar que el corcho verde es un material sostenible y respetuoso con el medio ambiente, ya que su extracción no daña el árbol del que proviene y contribuye a la conservación de los bosques de alcornoques, que son una parte importante del ecosistema mediterráneo. Una alternativa al material con el que están hechas las Fallas actualmente.

    Falla Plaza del Ayuntamiento València

    A pesar del aumento del uso de materiales sintéticos, la esencia y la tradición de las Fallas siguen siendo las mismas, y que el trabajo y la dedicación que se invierte en su construcción sigue siendo un ejemplo del espíritu y la cultura de la ciudad de València. Además, cada comisión fallera tiene libertad para elegir los materiales que mejor se adapten a su proyecto y presupuesto, siempre y cuando se respeten las normas y la seguridad en la construcción de los monumentos.